Juan Luis Barrionuevo — Goya, Ctes.- Argentina — Tel: (03777) 15-575572
E-mail: juan_luis_barrionuevo@yahoo.com.ar
FaceBook: Juan Luis Barrionuevo

lunes, 21 de diciembre de 2009

“Pañuelitos” de fibra de vidrio y epoxi.


La dificultad de conseguir planchas de madera terciada -de la calidad y espesores adecuados- para construir aviones experimentales, nos llevó a probar diferentes alternativas. Como reemplazo a los "pañuelitos" (cartelas) en terciado para reforzar la construcción de costillas armadas, existe la posibilidad de realizarlas en fibra de vidrio bidireccional y resina epoxi. En el gráfico de arriba puse una especie de guía rápida para una inmediata comprensión del proceso, al que desarrollo con más detalle en las fotografías que continúan.
Foto 1: Materiales y área de trabajo. No encontré a tiempo el alcohol polivinílico (PVA) por lo que utilicé cera de Carnaúba (también es agente de despegue) de una vieja lata, ya casi olvidada, para tratar al vidrio que usé como base de laminación.
Foto 2: Para tres telas BID 220 g/m2, de 20 cm x 22 cm, dispuestas a 0º-45º-0º, se necesitan 29 cc de resina para una proporción tela/resina de 50/50. Preparé 36 cc de resina epoxi para laminar Araldit M + catalizador HY956.
Foto 3: Mezclar durante 3 a 5 minutos, hasta que la resina comience a elevar temperatura (se percibirá al tacto), lo que indica que la proporción de los componentes y las condiciones ambientales es correcta. Apoyar la tela de 0º sobre la superficie tratada y verter un poco de resina.
Foto 4: Con la espátula de plástico distribuir la resina, desde el centro hacia los lados.
Foto 5: Aplicar la tela de 45º, cuidando no desalinear la trama ni la urdimbre.
Foto 6: Distribuir la resina, desde el centro hacia los bordes, siguiendo la orientación de las fibras.
Foto 7: Con un pincel descartable, al que le cortamos la mitad de la longitud de las cerdas, dar pequeños golpecitos a la tela para que se impregne bien en donde haga falta.
Foto 8: Agregar más resina, si fuera necesario.
Foto 9: Distribuir sin aplicar presión.
Foto 10: Aplicar la última tela a 0º.
Foto 11: Presionar levemente hasta que se adhiera a la tela inferior y, luego, con un poco de presión, embeberla con la resina existente. Si hiciera falta, agregar más o utilizar el pincel taponador.
Foto 12: Aplicar la tela de poliéster (Tafeta) que cumplirá la función de “peel-ply”.
Foto 13: Peinar la tela con el pincel hasta que comience a surgir resina.
Foto 14: Poliéster totalmente impregnado.
Foto 15: Aplicar la lámina de polietileno (estas hojas se utilizan como separadores de alimento) y comenzar a quitar las burbujas de aire y el exceso de resina.
Foto 16: Accionando la espátula a “contrapelo”, aumenta considerablemente la capacidad de remover el exceso de resina sin mucho esfuerzo.
Foto 17: Seis horas después, con una temperatura ambiente de 32ºC, la resina ya se encontraba fraguada y la lámina de polietileno se desprende fácilmente. Esta duración puede variar considerablemente según el clima, la temperatura y la resina utilizada (gracias Paul); atienda las instrucciones del fabricante del producto.
Foto 18: Espero una hora más y, con una espátula plástica del tamaño adecuado, formo una cuña para despegar el laminado. Con un poco de presión, la plancha se desprende limpiamente de la base.

Foto 19: Recortar el excedente y dejar la parte útil.
Foto 20: Marcar y cortar tiras de 3 cm de alto (cada uno lo adaptará a sus necesidades), por la longitud de la plancha. Aquí corté un rectángulo de 3 cm x 5 cm; pero se pueden mejorar los cortes para un aprovechamiento óptimo del material.
Foto 21: Recorte de la esquina.
Foto 22: Quitar la tela de poliéster, sólo antes de pegar el “pañuelito” a la estructura. Durante esta operación usar siempre guantes quirúrgicos para no contaminar la superficie y toda vez que se manipule el material.
Foto 23: La superficie en donde estaba la Tafeta queda rugosa y limpia, lista para la aplicación del epoxi estructural Araldit AW106 + HV953U.
Foto 24: El espesor de la laminación de tres capas de BID 220 g/m2 es de 0,6 mm.
Para pañuelitos de 5 cm x 3 cm, parece ser suficiente usar solamente dos capas (ya hecho en una oportunidad anterior) como reemplazo para el terciado de 1 mm y de tres capas para solicitaciones mayores. Aún no realicé el pesaje del laminado, que agregaré en cuanto pueda, al igual que las pruebas de resistencia a la tracción.
Juan Luis Barrionuevo
P.D.: en http://www.pouguide.org/fr/construire/panneaux-en-fibre-de-verre se encuentra la traducción al francés (merci, Paul Pontois et Charlie Crawley).

Nuevamente en curso

Luego de un período de estancamiento, debido a escasez de recursos (tiempo y dinero), vuelvo lentamente a la experimentación. Agradezco el interés por el proyecto, que se mantiene vivo como si no me hubiera detenido.

jueves, 23 de abril de 2009

Tengan paciencia, los planos serán gratis.

Para los interesados que están solicitando los planos, les comento que no los voy a divulgar hasta que no esté totalmente seguro del resultado, que lo haya probado en vuelo y libre de cualquier vicio (es una cuestión básica de seguridad). Por otro lado, la mayoría de las anotaciones y dibujos están bosquejados en papel (que es suficiente para mi) no en la computadora, pues me lleva bastante tiempo pasarlos a la PC y prefiero utilizar ese tiempo en el taller. Sí me ayudo mucho con programas de cálculo y con algunos CAD en donde necesito visualizar con precisión ciertos detalles.
Lo más probable es que luego sean distribuídos en forma gratuita, via internet, con la aclaración de que es un modelo de experimentación y estudio y que cada uno correrá con la exclusiva responsabilidad de su construcción y vuelo.
Mi intención es llevarlo al "Encuentro Aracuán" que se realizará en Octubre del 2009, en Alta Gracia, Córdoba (Argentina).

lunes, 5 de enero de 2009

ULX-17. Vistas complementarias.


Estas son las vistas restantes –del ULX-17– que complementan al perfil publicado con anterioridad.
Todo el principio general se mantiene invariable. Hay una modificación importante que sólo lo voy a mantener en los primeros vuelos y es que lo voy a hacer con comando directo (no como figura en estas vistas, que será la definitiva), con la finalidad de sentir mejor las reacciones del ala. Los spoilers “saw-tooth” se activan con cables al apretar una palanquita (tipo freno de moto) incorporada al mando.

“Chi va piano, va sano e va lontano…”

Realmente el tiempo vuela y los días de verano (aquí, en el hemisferio Sur) aun largos, me resultan insuficientes. Así que racionalizo mi lentitud tomándome de lo que me sirve; en este caso, este refrán italiano me vino al dedillo (pero no me excusa).
Toda hora que hay luz solar y electricidad para las herramientas (hay cortes muy seguidos en esta zona) lo paso en el taller con el proyecto (que ya tiene modificaciones “in situ” para alivianarlo y limpiarlo aerodinámicamente), con las hélices, un mini-airboat y la reparación de un catamarán; de éste último se encargan mis hijos, que están de vacaciones escolares y universitarias y los convenzo de lo entretenido que es lijar (al mejor estilo Tom Sawyer).
Las pocas veces que me puedo sentar a trabajar en la PC, aprovecho para leer los e-mails pero no alcanzo a responder ni la décima parte de ellos. Si notan que con el tiempo no reciben respuestas, intenten enviándolos otra vez ya que, aún marcándolos y ordenándolos, pierdo la noción de a quién debo responder y me hace sentir peor por la ingratitud ante tanta respuesta a la página y deseos de éxitos.
Veo, en el grupo (http://ar.groups.yahoo.com/group/ul-x/), que los amigos me sacan las “papas del horno” y no tengo más que agradecimientos para Pablo, Doug y Leo por ello. Se sumó, hace pocos días, Charlie Crawley, quien es bastante conocido en el ambiente, ya aportó un plano a los archivos y que es otro fanático de las creaciones “divagantes” (como él dice) pero con la realidad bien presente.
No puedo dejar de agradecer a los miembros de otros grupos: Jean Pillaudin (merci, Jean, par le diffusion), Scott Perkins (el creador de VULA y de varios foros aeronáuticos, con un importante archivo aeronáutico), a Norman Master (Nürflugel) por su aporte al “desasne” en la incorporación de los spoilers “saw-tooth” al ULX-17, entre otras cosas.
Un abrazo
Juan Luis

miércoles, 5 de noviembre de 2008

UL&X en Yahoo! Groups

Creé un grupo en donde iré subiendo archivos complementarios que no pueda hacerlo en este blog (que sólo me permite fotos y videos) y, de paso, para no abusar de la gentileza de los otros grupos a los que estoy suscripto y que han ofrecido su espacio. También, en este grupo podrán hacer preguntas referidas a este proyecto (preferentemente) o a cualquier otro que se les venga a la cabeza referido al diseño y construcción de aeronaves ultralivianas y experimentales.
El enlace es: http://ar.groups.yahoo.com/group/ul-x/
Sean pacientes con las respuestas –si es que algún otro amigo aeronáutico no las responde antes por mi–, muchas veces no puedo sentarme a escribir o debo trabajar en el taller o estudiar o compartir algunos momentos con mi familia y amigos terrestres (casi se me escapa "terrícolas").
Los espero.
Juan Luis

sábado, 1 de noviembre de 2008

ULX-17 (Parte I)


En realidad, el título debería ser: “Cómo el análisis de costos y un capital muy escaso, llevan a cambiar una configuración hasta que poco tiene que ver con aquella inicial.”
Hay que tener en cuenta que como la mayor adquisición de mis conocimientos siempre estuvo orientada a los aviones convencionales, hacia ellos se disparó mi primera visualización mental, manteniéndose inamovible en los primeros diseños que iba plasmando y analizando. Por otro lado, como el diseño partió de la premisa de probar el desempeño en vuelo de diseños de hélices en “algo” que volara con las potencias habituales en paramotores, no existía ninguna razón para permanecer estático con ninguna idea.
Algunas realidades fueron marcando (y obligando a modificar gradualmente) las tendencias de diseño. El motor industrial adaptado, por ejemplo, fue un factor determinante en muchos aspectos no considerados inicialmente. A medida que iba conociendo sus debilidades (y recibiendo información de amigos que lo habían probado), se decide la configuración propulsora para no quitar la turbina de refrigeración. El nivel de trabajo del motor (4 tiempos, con lubricación por “salpicado”) obliga a una mínima variación –que se puede alterar por muy poco tiempo– para que la lubricación se mantenga dentro de los parámetros normales de funcionamiento. Allí comenzó el primer problema importante que no podía ser resuelto en el diseño de un avión convencional (si fuera un motor dos tiempos –o un cuatro tiempos con lubricación forzada–, otra sería la historia), pues como el cambio de actitudes de vuelo para ascenso y descenso son demasiado pronunciadas, había que controlarlo de alguna forma. Aparece, entonces, la idea del “pendular”; pero como al aplicar potencia también altera la actitud dramáticamente (muy notorio en los trikes y autogiros) debido al momento respecto del centro de resistencia al avance y la línea de empuje, se hacía necesario algún control sobre la variación angular del fuselaje y que estuviera en relación directa con la aplicación de potencia; la solución: un pequeño estabilizador (encauzador) ubicado en el flujo de aire de la hélice y que pudiera ser regulado en vuelo (tengo dos versiones: o como incidencia independiente o incorporado al mando del acelerador) . También serviría para experimentar la prevención del “tumbling”, en caso de descarga del ala.
Bueno, con esto creo que van entendiendo el por qué del cambio tan radical de lo que estaba investigando originalmente y cómo llegué a este diseño. Seguiré el análisis (y cómo las soluciones generaban nuevos problemas que debían ser resueltos) en otras entregas y respondiendo preguntas que hagan al correo electrónico personal (no tengo habilitada la entrada de comentarios en el blog).
Para terminar, por hoy, no quiero dejar de agradecer a las siguientes personas, de quienes recibí invaluable ayuda: Edgardo Maffía (autor de “La Biblia de los Autogiros” quién compró el motor y lo donó a la causa), “Beto” Lorenzo (experto en maderas y autor del lbro “Madera – Su uso en la construcción aeronáutica”) y Pablo Iaria (de A.P.A.U.X. – Agrupación de Pilotos de Ultralivianos y eXperimentales), todos ellos aportaron su valioso tiempo, experiencia y muchísima información. No menos ayuda recibí de otras personas que, a lo largo de mi casamiento con la aviación (de la que a veces me divorcio), han colaborado con ideas, información, planos, libros, soluciones de campo, partes, etc.; como Gustavo Brea (helicópteros y autogiros), “Fito” Bikkesbaker y Jorge Alarcón (BAaer), Manuel Mascarello (alas volantes), José Petrik (motores), Claudio Acosta (Pou du Ciel), por nombrar a algunas de las personas más relevantes (voluntaria o involuntariamente) en el diseño del ULX-17 (que aún no tiene nombre), por lo que me disculpo por anticipado por no mencionar a todos en este momento.
Hasta la próxima.